7 mayo, 2018

Habría que discutirlo. Lamentablemente somos cautivos del deterioro que el tiempo causa en toda obra humana y las Organizaciones Sindicales no han sido ajenas a este proceso. Sus primos hermanos  los partidos políticos;  PSOE e Izquierda Unida o lo que quede de ella, sufren idéntico empeoramiento. El individuo ha cambiado, los mercados también, incluso los sistemas de trabajo no son los mismos.

Tuve el honor de conocer a Marcelino Camacho, líder de C.C.O.O., Comisiones Obreras y uno de los hombres mas consecuentes que he tratado. La voz tronante saludando: “!Compañeros!”, así como sus largas exposiciones tan clarificadoras: “La gran banca intenta dominar todas las áreas económicas, única manera de imponer sus férreas condiciones”, quedaron en mis tímpanos como testimonio de una trayectoria que sin desmayo reivindicaba los derechos de los trabajadores. Eran otros tiempos.

El dominio de la perspectiva, es la cualidad de aquellos que desean mantenerse a través de las circunstancias. ¿Quién mejor puede acceder a la utilización de los medios económicos (pasivo, lo intitulan los bancos), sino aquellos que de alguna manera los generan?. Las Organizaciones Sindicales en su momento y conformando una entidad crediticia propia, deberían haber accedido a aglutinar un gran porcentaje de la masa salarial de los afiliados. Simplemente imitando a sus correligionarios alemanes, lo hubieran conseguido. Fueron descuidados, ya que los cajas y bancos al nombrarles consejeros les enredaron cortándoles las alas.

En el plano político, la deriva del independentismo catalán ha ofrecido su actuación más significativa separando familias, amistades e incluso desplazando empresas. Pues bien, hemos visto a los sindicatos de clase apoyando el dislate (?). Totalmente inexplicable. Figurense que las agrupaciones empresariales defendieran el divorcio-express, simplemente porque en las cabezas existen directivos obsesionados por separarse. ¿Qué  tiene que ver un Sindicato con las sublimaciones del ego permanentemente  financiado (si no hay pela, el tema no funciona), para dar salida a las ansias de más poder?.

Las manifestaciones del día de ayer reivindicaron unas metas a todas luces naturales; empleo estable, salarios justos, pensiones dignas y protección social, ¿mas han contemplado el grado de responsabilidad de los políticos, al generar el gasto superfluo que han representado las autonomías al duplicar y triplicar actividades que han exigido cargos y que funcionaban correctamente?.Todo ayuda.

Los sindicatos del siglo XXI tiene muchas  asignaturas pendientes. Faltan cooperativas de actividades tecnológicas para dar respuesta al comercio on-line, última amenaza del pequeño establecimiento. La preparación del individuo debe plantearse como una constante, ofreciéndole idéntico apoyo al que dispensan a las reclamaciones salariales. Respecto al futuro, la propuesta a resolver será especificar nuestras actividades cuando lleguen a desplazarnos las máquinas, movimiento inexorable que obliga a considerarlo como su próximo reto. Medítenlo.

 

Javier Macías
Autor
Javier Macías

Empresario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar