22 mayo, 2018

Pablo Iglesias e Irene Montero acaban de adquirir un chalé en la sierra madrileña, que se ha convertido en el tema del mes, por el que han pagado 615.000 euros, lo que supondrá que paguen de hipoteca, según sus propias palabras, unos 1.700 euros mensuales, cantidad a la que hay que añadir unos 750 de gastos generales, más lo que tengan que pagar al jardinero, el mantenimiento de la piscina y en seguridad, (según apunta el documento que se entregaba a los interesados en la compra del chalé) lo que supone un coste mensual extra que nunca será inferior a los 1.000 euros. Y eso sin contar el servicio. Total más de 2.800 € mensuales (como dijo el impresentable de Echenique “Es algo que muchas familias españolas han hecho”).

Las condiciones que se han hecho públicas es que han obtenido un préstamo de 540.000 euros (el resto, hasta casi 615.000 euros, lo ponen de sus ahorros), a tipo fijo con un plazo de 30 años y con una letra mensual de 1.600 euros. Para que se den estas condiciones, el interés tendría que ser del 0,5%. Según Bolsamanía, la mejor hipoteca de España ofrece un interés del 1,5%, por lo que la de Iglesias y Montero, concedida por la Caja de Ingenieros, sería imbatible. Si el tipo fuera del 1% (actualmente, según Bolsamanía, no existe en el mercado), la letra mensual sería de 1.737 euros.

O sea que, o han mentido con lo que van a pagar o la Caja de Ingenieros les ha dado unas condiciones que no da a los otros clientes si nos fijamos en su página web, ya que en ella la Caja de Ingenieros ofrece a sus clientes un 2,10% a tipo fijo a 15 años y un 2,40% a 20 años, siempre y cuando, además, se contraten productos como la domiciliación de la nómina, seguros, etc.

Tienen muchas cosas que explicar, ya no solo por la exhibición de lujo, que no van a ocultarlo por mucho que lo hayan sometido al voto de los inscritos en Podemos, y que nada tiene que ver con lo que  predican de la casta, el IBEX, la emergencia social, etc., si no de otra índole:

¿Por qué han suscrito el préstamo con la Caja de Ingenieros de Cataluña, entidad vinculada al independentismo, a la ANC y Ómnium?

¿Cómo han podido conseguir unas condiciones de préstamo a 30 años con tipo fijo del 0’5%, que no se lo dan a nadie, y menos con un empleo temporal como es el de diputado?

¿Ha habido algún tipo de entendimiento o compromiso de tipo político en cuanto a la postura a mantener por Podemos en relación al separación de Cataluña?.

¿Porque mienten los dos, al decir lo que ganan mensualmente?, ¿Porque nadie desde dentro de Podemos lo denuncia?

Porque si ellos dicen que ningún diputado y ningún cargo público debe ganar más de tres veces el SMI, lo cual supone 2.207€ por cada uno de ellos, ¿cómo van a pagar los 1.700€ de hipoteca mensual más el mantenimiento y demás gastos vitales del chalet?. Porque mienten al decir que solo cobran eso, ya que hay que añadirles: a Irene dos complementos salariales por ser portavoz de su grupo (1.741+926) y un cobro extra por ser portavoz adjunta de la Comisión de Derechos de la Infancia y la Adolescencia y 870 euros más por ser diputada de Madrid y a Pablo hay que añadirle + 870 euros por la indemnización por desplazamiento, más lo que cobra por profesor en un máster de la Universidad Complutense de Madrid, presentador y director del programa Fort Apache.

Y no, no hay peligro para ellos, con el insensato y patético referendum que han organizado, como tampoco lo habría para los dirigentes de ningún otro partido, porque la militancia que participe de este absurdo paripé, va a respaldar a sus líderes por amplísima mayoría, aunque no tiene mayor relevancia, porque da igual el resultado de esta pantomima, ya que el daño ya está hecho.

Nada de todo esto va a ayudarles en lo más mínimo de cara a recuperar una imagen que ya está rota. Ni las declaraciones interesadas, forzadas y fuera de toda lógica de Monedero y de Echenique, ni las forzadas caras de circunstancias, ni el victimismo, ni mucho menos intentar confundir al personal convirtiendo un tema personal en un tema de partido.

Este nuevo Pablo, Pablito, Pablete es tan ególatra que se ha creído que, como Luis XIV el estado es él, en el sentido de identificar a su partido con él mismo.

Lo dicho, ni ético, ni estético.

 

Miquel Pascual Aguiló
Autor
Miquel Pascual Aguiló

Abogado y Arquitecto Técnico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar