2 febrero, 2018

Aunque alguien lo intente, no se puede caer más bajo si nos atenemos a lo que comentó Pablo Echenique en su reciente tuit dirigido al Rey Felipe VI con motivo de su aniversario. Por si alguien todavía no lo leyó, lo reproduzco íntegramente: “Feliz cumpleaños a nuestro jefe de Estado que se elige por fecundación, es constitucionalmente inviolable, gana 10.000€ al mes, toma sopa con tres platos, vive en un palacio en medio del bosque e impone el collar de la Insigne Orden del Toisón de Oro a una niña de 12 años”

Como habrán podido observar, el mensajito no tiene desperdicio. Está trufado de reproches intencionados que intentan poner en duda la legitimidad del Rey por su ascendencia, además de la propia Constitución, su sueldo, su residencia, los títulos que legalmente tiene el derecho a otorgar, e incluso a quien los ofrece. Su osadía llega a cuestionar hasta el cómo y de que manera utiliza la vajilla.

No cabe la menor duda de lo inapropiado de sus intencionados y velados reproches. En ellos se aprecian las esencias de la formación a la cual pertenece el personaje. No se puede conseguir expresar lo que uno siente de una forma más nítida de lo que lo hizo el sujeto podemita. Al menos en ese aspecto es coherente. El desprecio por la legalidad y por la legitimidad, el resentimiento, el odio, la venganza y la envidia son solo algunos de los atributos que parecen aflorar, comprimidos en las apenas cincuenta palabras de su mensaje envenenado. Si lo que pretendía el político de ascendencia argentina y acogido en España -cuyo ordenamiento tanto parece abominar- era dejar su carta de presentación, desde luego lo logró con creces.

No hace falta decir que cualquier ciudadano tiene el perfecto derecho a criticar las leyes -y también a las instituciones y representantes del Estado- y cómo no, a combatirlas en el Parlamento, que es el foro donde deben discutirse y aprobarse. Tampoco se puede negar que el derecho de opinión vigente en nuestro país faculta a todos a expresar opiniones en libertad, incluso, como es el caso, cuando los comentarios pueden llegar a ofender a la más alta autoridad del país. No es menos cierto, sin embargo, que cuando uno comete desafueros contra quien sea, debe estar preparado para sufrir otros similares en sus propias carnes. Ya lo dice el refrán: “quien a hierro mata, a hierro muere”. Y eso es precisamente lo que le ocurrió a Pablo Echenique, si bien eso es algo a lo que no están nada acostumbrados los amigos de Podemos, al pretender que los demás tengan piel de elefante, mientras consideran que la suya es de lo más fino.

Cosme Aranguren Gallego, portavoz municipal de UPyD en el Ayuntamiento de Segovia, respondió al ofensivo tuit de Echenique con otro de iguales o parecidas características: “Hablando de fecundación…..el que tú fueses el mejor espermatozoide de tu fecundación da mucho que pensar….”.
La diferencia en el comportamiento del entorno de quienes pudieran haberse sentido agraviados no se hizo esperar y fue por cierto muy distinta. Mientras la Casa Real jamás entró al trapo y no hizo ni caso al desafortunado comentario, un representante de la formación morada sí tomó cartas en el asunto.

Daniel López Vela, líder de Podemos en Segovia, declaró que el comentario significaba “una falta de respeto inadmisible porque descalifica personalmente. Aranguren es un cargo público elegido por la ciudadanía de Segovia y como tal debe ser ejemplarizante, tanto si ejerces como concejal como cuando estás a título personal”, pidiendo la dimisión inmediata del concejal.

Por lo que parece, a los representantes de Podemos, “la falta de respeto inadmisible porque descalifica personalmente” solo es de recibo si se aplica a Pablo Echenique, pero no si el comentario se dirige directamente a la primera autoridad de España.

Francisco Villalonga
Autor
Francisco Villalonga

Ex director regional del Banco Santander Negocios

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar