La (in)utilidad de la educación

16 abril, 2018

El caso Cifuentes y el caso Juan Carlos I, más allá de la vergüenza y las corruptelas a las que ya nos tienen acostumbrados nuestros políticos, ponen en evidencia algo más. Nos abofetea en la cara para recordarnos que la educación en este país no interesa. Esta vez el engaño de una universidad pública, expidiendo títulos como si de cajetillas de tabaco se tratara.

Gracias a Cifuentes queda demostrado una vez más el escaso o nulo interés que este país nuestro tiene por la educación, relegada siempre en los programas políticos con partidas presupuestarias irrisorias y con ministros al cargo que no saben muy bien qué hacer con ella. Por no hablar del ahorro que supone meter a la educación, la cultura y al deporte en el mismo saco. Así que se puede hablar del caso “máster” al mismo tiempo que de la derrota del Barça en la Champions o la chilena de Cristiano Ronaldo.

Sin educación no hay excelencia. Sin ciudadanos bien instruidos no es posible tener una sociedad cívica, y sin políticos bien formados no es posible tomar las mejores decisiones. Pero los políticos españoles mienten sistemáticamente mientras los rectores de las universidades públicas tejen sus redes clientelares y practican la política de otorgar títulos sin exigir esfuerzo alguno.

Mientras tanto, la derecha sigue con su alergia primaveral a la transparencia y su apego por la mentira pensando que, quizás, los españolitos nos dejamos impresionar fácilmente con los títulos académicos de nuestros representantes. Eso debió pensar Pablo Casado, el otro listillo de la clase.

La aristocracia griega perseguía a través de la educación la kalokagathía, una cualidad del hombre perfecto, valiente, hábil y no corruptible por la riqueza ni por la política. Esta virtud se alcanzaba a través de la belleza física y de la bondad moral.

Lástima que no quede ya nada de la tradición y cultura griegas y se confunda la bondad con la representación ficticia delante de las cámaras de la falsa inocencia y la belleza física por la estética en el mundo de las imágenes. Eso, o ya no queda aristocracia que persiga tales ideales.

Y a todo esto, ¿alguien ha escuchado las declaraciones del Ministro de Educación? Sólo consigo recordar las manifestaciones de los Ministros de Defensa y Justicia, qué paradoja.

Laura Sargantana
Autor
Laura Sargantana

Coach Certificada ACC ICF (Associate Certified Coach International Coach Federation): Profesional, Equipos y Liderazgo Sistémico. NLP Practitioner Coach (Programación Neuro Lingüística por la AUNLP)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar