6 marzo, 2018

En México, ser un burro, quiere decir dos cosas que eres un inepto o un bruto, un bruto intelectual.

De nuevo el imitador, la mala copia, la pésima caricatura del personaje de Los Simpson propietario de la Planta de energía nuclear de Springfield, el señor Burns, Cristóbal Montoro y su jefe de filas han vuelto a meter la pata hablando de las pensiones públicas.

Las manifestaciones de los jubilados y pensionistas del pasado día 22 de febrero en más de noventa ciudades y pueblos del País han encontrado con el paso cambiado a todo el gobierno central del Partido Popular y sobre todo a su presidente, a su ministro de hacienda y función pública y a su ministra de empleo y seguridad social (tan perpleja que, en contra de los que es habitual en ella está callada, lo que, en el fondo y en la forma, es de agradecer).

El Sr. Rajoy salió a la palestra diciendo que  «Yo quiero subir las pensiones, pero no puedo. No podemos gastar lo que no tenemos, no cometamos errores del pasado».

Sin especificar si hablando de los errores del pasado se refería a las ayudas a los bancos, 76.410 millones de €, según informe del Banco de España, un informe que además calcula que el Estado sólo podrá recuperar una quinta parte, o sea se perderán más de 62.000 millones de €. Cuando juró y perjuró, él y todo su gobierno hasta en arameo, que no nos costaría un chavo.

Tampoco se refirió al rescate de las autopistas, en el que el Estado (o sea de nuestros impuestos) podría llegar a perder hasta 4.718 millones con dicho rescate.

El Estado está asumiendo las autopistas quebradas desde el pasado mes de enero y presupuesta privatizarlas en  el año 2019, por 25 años más, negocio redondo para las empresas privadas (paga pueblo paga) y comisiones en negro, por supuesto, a mansalva.

Se gasta el dinero regalándoselo a las multinacionales y luego no queda dinero para pagar las pensiones.

Montoro salió al ruedo diciendo que Hacienda planteaba una rebaja fiscal para los jubilados, que consistiría en rebajar el IRPF que mensualmente tienen que pagar en su pensión, olvidándose que el 38% de los pensionistas, los que cobran las pensiones más bajas no declaran por IRPF, por lo tanto no les afectaría, solo saldrían beneficiados los pensionistas que cobren las pensiones más altas.

Este aprendiz de brujo se cree que nos hemos olvidado de la reforma fiscal que hizo en el año 2014, ocultando una subida de la tributación de los planes de pensiones que afectó a más de 9 millones de pensionistas: hasta el año 2014, se reducía en un 40% el rescate de las aportaciones anteriores a 2006; a partir de 2015, esta reducción bajó al 30%. Dicho de otro modo, pasamos a tributar por el 70% del patrimonio frente al 60% anterior.

Este aumento de tributación afectó a todos los pensionistas, cuando la rebaja fiscal que planea solo beneficiará a mucho menos del tercio que cobren más, como siempre ayudando a los que más tienen.

Los Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha) estiman que más del 63 % de los jubilados españoles ya están exentos del pago del Impuesto de la Renta de las Personas Físicas (IRPF), al cobrar pensiones inferiores a 12.000 euros anuales, asegurando que el alcance de la “deducción por edad” anunciada por el ministro de Hacienda va a tener un alcance limitado que solo beneficiaría a un tercio de los pensionistas con mayores ingresos, que además cuenten con patrimonio, y al llegar a una edad muy avanzada, o sea alrededor de un 10%, a la espera de conocer todos  los detalles de la medida.

Les ha cogido con el pie cambiado, como he dicho, se creyeron que porque los pensionistas callaban estaban de acuerdo con sus manejos.

Estos politicastros del tres al cuarto se olvidaron que estos viejos conocieron la guerra y la posguerra,  que trabajaron duro  convirtiendo la ruina en que sus antepasados de estos políticos dejaron el solar patrio en prosperidad, que lucharon a brazo partido para que España tuviera pensiones dignas, seguridad social y prestación por desempleo.

El mérito de haber subido el País al nivel de bienestar conseguido es todo suyo. Los pensionistas actuales son los autores con su trabajo, callado, ciego y constante y tienen aun fuerza, como han demostrado, para desestabilizar al gobierno, porque esto no ha hecho más que empezar.

Ni en un mal sueño se merecen el maltrato al que les está sometiendo el gobierno del Partido Popular.

 

MIQUEL PASCUAL AGUILÓ

 

Miquel Pascual Aguiló
Autor
Miquel Pascual Aguiló

Abogado y Arquitecto Técnico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar