18 abril, 2018

En mi opinión una de las diferencias entre los Estados Unidos de América y la Unión Europea reside en la unificación de ciertas normas básicas. En Texas o Montana habrá leyes diferentes, como en otros estados, pero en cuanto llegan los federales, sean jueces o policía, se han acabado las bromas. Allí exista una bandera, con 50 estrellas blancas correspondientes a otros tantos estados, pero una para todos y todos para una.
En Europa, por el contrario, impera el desorden. Aquí no hay quien esté dispuesto a someterse a una normativa única, cada uno impone sus propias reglas fiscales, jurídicas y monetarias, Inglaterra se sale cuándo, cómo y porque le da la gana y aquí no pasa nada. Y en cuanto a sus 28 estrellas, amarillas como el color del dinero, solo recuerda la vigencia de una moneda única que no ha sido tal desde que no todos los países la adoptaron nunca, ni se lo plantean en el futuro.
USA es una suma de estados y voluntades, mientras que la UE es una sustracción, una especie de árbol sin raíces del que cada cual recoge el fruto que le apetece para llevárselo a casa. En definitiva, una entelequia que, además, nos cuesta un ojo de la cara.
Soy europeísta, si. Por eso reconozco sus defectos. La democracia española es sumamente imperfecta en tanto en cuento la separación de poderes es más teórica que real, la ley de Hont es injusta y muchos cargos no dependen de ningún sufragio, al contrario de lo que ocurre también en Estados Unidos: jueces, gobernadores, fiscales, jefes de policía, etc.
No se trata de copiar el modelo americano, que seguramente también tiene sus defectos, pero si de aplicar la lógica más elemental en cada estado europeo y aplicarla al conjunto.
Cuando Trump decide bombardear a Siria, no se une Europa. Lo han hecho Inglaterra y Francia uni o bilateralmente. Allí lo han hecho los Estados Unidos a pesar de la división que rodea a su presidente, no Washington si y Massachussets, no. En esto nos llevan muchos años de ventaja y no se observan nacionalismos como los que en nuestro continente subsisten agazapados y amparados bajo iniciativas esencialmente populistas.

Alejandro Vidal
Autor
Alejandro Vidal

Ex director regional de Antena 3 Radio y TV, Radio Voz y Radio Marca, premio Deglané y Antena de Oro de la AERP, y Premi al Esperit Esportiu del CIM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar