El papel de la prensa diaria (II)

9 octubre, 2017

Los años noventa, la era digital.-

A principios de 1990 y coincidiendo con la Guerra del Golfo y la citada aparición de las cadenas privadas de televisión, se torció esta tendencia creciente de la publicidad, manteniéndose hasta 1995, año en el que se recupera nuevamente el incremento continuo de los ingresos publicitarios:
En esta década aparecen los primeros periódicos digitales en España, se sitúan en torno a 1994. Los periódicos electrónicos llegaron de la mano de Servicom, antecesor de la WWW, a través de este servicio se probaron las ediciones electrónicas de El Periódico de Catalunya y El Mundo. El Primer periódico que desarrolla una edición digital a través de la red es el Avui en 1995, le siguieron La Vanguardia, El diario Vasco, ABC y los citados El Periódico de Catalunya y El Mundo; en el transcurso del año se unieron algunos diarios provinciales como El Comercio de Gijón, El Adelantado de Segovia, Canarias 7, La Voz de Lanzarote, Heraldo de Aragón, Diario 16 de Galicia y Euskaldunon Eguncaria. En 1996 se produjo el salto más importante de casi la totalidad de los diarios a la red, en concreto El País, que inició su andadura digital en mayo, coincidiendo con su vigésimo aniversario, en el 2000 aparece La Voz de Galicia digital.

La Prensa española en el siglo XXI.-

En la primera década del siglo se produce una concentración en el área de reparto de productos impresos, con una participación económica y de gestión cada vez mayor de las sociedades editoras de Prensa en las empresas distribuidoras.
Al igual que una interconexión informática total entre anunciantes, agencias de publicidad, centrales de compras y medios escritos, con la consiguiente eliminación de las distintas manipulaciones y transporte físico de los originales publicitarios.
También en esta década se produce una fuerte expansión de los diarios denominados especializados: deportivos, económicos y de ocio y sociedad. Los dos primeros ya habían iniciado su desarrollo anteriormente. Nacen bastantes diarios exclusivamente electrónicos, aunque la inmensa mayoría seguirán utilizando el papel, posibilitando la consulta electrónica a través de Internet. Los costes de las ediciones electrónicas son muy altos y los rendimientos –consultas a través de red- escasos, acarreando fuertes pérdidas. La prensa de Estados Unidos, pionera en número de ediciones en Internet, perdió en 1998 en sus ediciones electrónicas la friolera de 76 millones de euros. La principal materia prima, el papel prensa, al igual que suele ocurrir con el petróleo, dio algún que otro susto, con problemas de abastecimiento y de precios, como ya hizo en las décadas pasadas. En el año 2006 nacen dos nuevas cadenas de televisión, La Sexta y Canal cuatro.

Las cifras de la Prensa en la actualidad.-

Las plantillas de los periódicos siguen reduciéndose paulatinamente a mayor ritmo que en los noventa y la palabra ERE se ha hecho familiar dentro de la Prensa. La difusión a partir del 2008, fecha del inicio de la crisis ha bajado alarmantemente, debido en parte al menor poder adquisitivo de los lectores, a la subida del precio de los diarios tratando de compensar el fortísimo retroceso de los ingresos publicitarios y a la competencia de los digitales.
En los últimos diez años, tal y como figura en la tabla adjunta, las cifras se hunden sin freno alguno. Analicemos algunas de ellas: Las plantillas han pasado de 14.614 personas en 2005 a 8.446 personas en 2015. Los ingresos de venta prensa de 1.383.070.724 € en 2005, se han reducido prácticamente a la mitad en 2015, con una cifra de 731.985.2375 €. Con la publicidad ha pasado lo mismo, de 1.351.089.646 € en 2005, hasta 710.707.571 € en 2015. En otros ingresos, partida en la que figuran las promociones, de 337.833.315 € se ha pasado e 52.325.550 €.
En el capítulo de gastos, los de personal han bajado de 711.014.721 € en 2005 a 444.975.367 € en 2015, pero a costa de prescindir de 6.168 trabajadores. Los de aprovisionamientos de 801.930.440 € en 2005 ha pasado a 398.447.850 € en 2015, como consecuencia de bajar la tirada de ejemplares a la mitad, y además reducir la paginación.
La difusión también se ha dividido por dos, de 4.464.850 ejemplares en 2005, ha pasado a 2.274.056 ejemplares en 2015.
La cuenta de resultados de explotación, con un beneficio de 399.482.700 € en 2005, se ha tornado en una pérdida de 6.733.099 € en 2015.
Con este panorama y teniendo en cuenta que cada año se pierden doscientos mil ejemplares, pues la cifra correspondiente a 2016 es de 2.076.616 periódicos vendidos en el año, en el plazo de siete años el número de diarios en España no llegará a cincuenta, de los cuales menos de diez tendrán cuentas de explotación positiva.
Actualmente ya hay dos provincias españolas sin ningún diario de papel, Guadalajara y Cuenca.

Antonio Ruiz
Economista

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar