El papel de la prensa diaria (1)

9 octubre, 2017

Debemos admitir que una empresa mercantil, muere por falta de profesionales cualificados, de materia prima o de demanda. En ningún momento han faltado en los medios de comunicación españoles, profesionales para desempeñar su tarea, por lo tanto nos centraremos en la materia prima y la demanda. La materia prima de la Prensa es esencialmente el papel y aunque en el siglo pasado se habló de que se agotaría en el futuro, se demostró que no era así, pues los principales productores como son: Estados Unidos, Canadá, China, Japón, países escandinavos, Brasil etc. sostienen un sistema de plantado, mantenimiento y tala, que garantiza perfectamente la producción, e incluso en los últimos años del siglo XX al conseguirse el reciclado y recuperación en grandes cantidades, hubo momentos de sobreproducción; por lo tanto debemos centrarnos en la última de las faltas, que es la de demanda, esa sí es la problemática en el sector y según mi modesto criterio la que hará peligrar la vida de la Prensa diaria, pues como se sabe la demanda de la Prensa es bastante elástica, en términos de economía es lo contrario de rígida. Se entiende por demanda elástica, a aquella que a un pequeño cambio en el precio, resulta una gran modificación en la compra del bien o servicio; normalmente cada subida del precio de cabecera, siempre ha producido una bajada de las ventas, que tarda en recuperarse de 9 a 10 meses.
Hasta llegar a nuestros días, la Prensa española a lo largo de su ya dilatada vida, ha pasado por muchas vicisitudes, unas positivas y bastantes de ellas negativas, unas y otras han ido marcando su destino, que voy a tratar de sintetizar:
Marshall Mc Luhan en su obra Génesis del hombre tipográfico, ensayo que revolucionó conceptos sociológicos y psicológicos de nuestra cultura occidental, sale a la `palestra con una nueva interpretación de la historia, afirmando que los grandes cambios sociales tienen su origen en la evolución de las tecnologías, entre las cuales la más condicionante fue el desarrollo de la imprenta ( La Galaxia Gutenberg).
Llamamos Prensa, al medio literario escrito sobre papel, en honor al artilugio mecánico que en sus inicios, sirvió para materializar la información. La prensa sirve, para extraer de ciertos frutos sus jugos, como son el caso de la aceituna y la uva o para calcar sobre papel lo realizado en tipografía. En el primer caso se exprime y da como resultado el aceite y el vino, en el segundo se imprime y resulta una hoja legible, pero en ambos casos es la presión la acción generadora del resultado. Con el tiempo la prensa ha caído en desuso sobre todo en los medios escritos, pues con la aparición de las máquinas de impresión, planas, roto-planas y rotativas, deja de tener razón su uso. No obstante hasta los años ochenta del pasado siglo, aun se utilizaba como saca-pruebas destinada a los correctores. Para distinguirlas, cada vez que me refiera a ellas, lo haré con mayúsculas, cuando se trate de publicación periódica sobre papel.

Consolidación y reconversión en la década de los ochenta.-

Es la década prodigiosa de la Prensa en España, la libertad de información ya iniciada en las postrimerías de los setenta, toma carta de naturaleza, se liquidan los Medios de Comunicación Social del Estado, privatizados mediante subasta unos, cerrados otros y adjudicados directamente dos de ellos, se empiezan a configurar los distintos grupos de comunicación.
También en los años ochenta se modernizan la mayoría de los diarios españoles, incorporando la fotocomposición en sustitución en algunos casos de la composición en caliente y en otros de métodos intermedios que sin utilizar película en los textos, se plasmaban en la plancha por medio de transparencias, y sobre todo sustituyendo las rotativas tipográficas por modernas máquinas impresoras offset que supusieron grandes inversiones económicas, sobre todo para los diarios que aun no habían amortizado sus elementos de impresión y que con el fin de aproximarse a la vida útil del bien, tuvieron que sustituir las antiguas tejas de plomo, antimonio y estaño, características de la impresión tipográfica, por polímeros que admitían en los cilindros de la rotativa, la moderna fotocomposición. Para ayudar a la puesta al día de la Prensa, se habilitaron las mal denominadas Subvenciones a la Prensa, que por tres conceptos- ayudas a la difusión y ejemplares enviados al extranjero, a la reconversión tecnológica y al papel de fabricación nacional- no muy homogéneos, reportaron a la prensa diaria española entre los años ochenta y ochenta y seis, algo más de 17.255 millones de pesetas, a razón de unos 2.500 millones de pesetas por año. La tercera de estas denominadas ayudas, en realidad estaba destinada a los fabricantes de papel prensa en España (considerado sector estratégico), pues la misma, consistía en compensar a los editores con una cantidad equivalente a la diferencia de precio entre el papel de importación y el denominado nacional, sin tener en cuenta la calidad de los mismos, superior generalmente en los papeles escandinavos que representaban el mayor porcentaje de los importados por aquellas fechas.
En estos años nacen las principales cadenas de televisión autonómicas: en 1983 Euskal Telebista, en 1984 nace TV3, en 1985 nace TVG, en 1989 nacen Canal Nou, Telemadrid y Canal Sur, todas ellas con emisión de spots publicitarios que vienen a restar de la denominada “tarta publicitaria”.
La publicidad tuvo un magnífico comportamiento con crecimientos continuos. En 1990 inician sus emisiones las televisiones privadas, Antena 3, Tele 5 y Canal+.

………………………

Antonio Ruiz

Economista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar