El laberinto de la independencia

27 septiembre, 2017

Todo el mundo reclama diálogo, es la palabra de moda, al plantear el espinoso y nada superficial problema de la independencia de Catalunya. Sin entrar en la semántica del término exclusivamente exigido al Gobierno de Catalunya y al Gobierno de España, es un contrasentido excluir de su participación al resto de fuerzas políticas porque la respuesta no depende de quién mande en este momento, sino de ambos Parlamentos.

En efecto se impone la constitución de una Comisión integrada por todos los grupos parlamentarios para coordinar las actuaciones precisas en relación a un asunto que afecta no solo a una parte del territorio que reclama su separación del Estado, sino a todo el conjunto de la Nación. No le corresponde solo al Gobierno del Estado librar esta batalla, sino a todo el Parlamento, puesto que si hubiera que acometer una posterior reforma constitucional a partir de la suspensión o invalidez de los actos del 1-O, es responsabilidad de las Cortes redactar y aprobar los cambios que se considerasen necesarios, entre los cuales podría figurar, sin ninguna duda, la posibilidad de que cualquier autonomía convocara un referéndum en determinadas condiciones.

Llegados a este punto es preciso recordar que entre las 17 comunidades autónomas españolas hay algunas que son autosuficientes económicamente y otras que no. Sin embargo no se puede legislar discriminadamente, por lo que ante un más que probable referéndum catalán y en aquellas autonomías que se considerasen económicante capacitadas, se sucedería otro en el País Vasco y seguramente al poco tiempo en Galicia. En menos que canta un gallo, la desmembración de España.

Resulta imposible desligar un acto en sí mismo de sus consecuencias y por ello esta situación de la que no será fácil salir, exige una discusión que compete no solo a dos interlocutores enfrentados, sino a todos aquellos que representan al conjunto de la población. Un debate que no cabe sostener en los medios de comunicación, ni ante las cámaras de televisión, sino en el Senado y el Congreso de los Diputados.

Jaume Cladera
Autor
Jaume Cladera

Ex conseller de turismo del Govern Balear

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar