El euskera es el idioma en uso más antiguo de Iberia

3 octubre, 2017

El sábado pasado, escuchando el programa de fin de semana de Pepa Fernández que se emitía desde San Millán de la Cogolla (La Rioja), y concretamente en el monasterio de Yuso, entrevistó a su abad Pedro Merino, quien después de resaltar la importancia de la biblioteca, y dentro de ella, la sala denominada “infernillo” en la que se guardan primeras ediciones e incunables de la época, relató la trascendencia del nacimiento del castellano como deriva del latín, influenciado por el vasco; se conservan las glosas Emilianeses, escritas en tres lenguas: latín, romance y vasco.

Muchos años después, circuló la teoría de que el euskera actual, podría tener su origen en el finés, afirmación basada en dos circunstancias: Una de ellas, las sucesivas incursiones de los pueblos escandinavos en el norte de Europa, concretamente, Francia en el siglo IX, España en el siglo X e Inglaterra en el siglo XI; de la que quedan huellas onomásticas de dichas dominaciones, como son: País de Gales, Normandía y Galicia. La otra, la derivada de la opinión de algunos analistas lingüísticos, que observaron algún parecido en la estructura gramatical del euskera y el finés. Esta segunda afirmación tuve la ocasión de comentarla en los años ochenta, con Otto Nuotamo, -ejecutivo para España de la firma finlandesa fabricante de papel prensa, Finpapel; Otto, dominaba a la perfección el castellano, el inglés, el sueco, y obviamente el finés-, se interesó mucho y  después de analizarlo en Finlandia con expertos gramaticales, se concluyó que no había ninguna coincidencia entre ambos idiomas.

Posteriormente, en los años noventa, pude contactar en Zaragoza con el historiador Jorge Alonso García, autor del libro: “Desciframiento de la lengua ibérico-tartésica”, editado por la Fundación Tartesos de Barcelona. En la citada publicación realiza un minucioso estudio de las lenguas originarias de la península ibérica, para ello, visita y analiza las distintas excavaciones en las que se han encontrado muestras de culturas tartésicas, ibéricas y celtas; entre ellas, una de las que más restos de la tartésico-ibérica tiene, es la de Botorrita a orillas del rio Huerva en Zaragoza, ruinas que tuve la ocasión de visitar. Jorge Alonso García, consiguió más de setenta palabras de las distintas lápidas de piedra y logró descifrar su significado. Del libro de más de cuatrocientas páginas se sacan dos claras conclusiones: Primera, que el actual euskera se deriva directamente del íbero-tartésico. Segunda, que en coincidencia con algunos filólogos y tratadistas, el íbero-tartésico se enriqueció con palabras y estructuras gramaticales de lenguas africanas procedentes de pueblos subsaharianos que emigraban hacia la península ibérica, siguiendo el camino que siglos más tarde hicieron los árabes, que permanecieron ochocientos años en la “piel de toro”. Según un estudio lingüístico del profesor Jaime Martín, el euskera tiene una gran coincidencia con el dogón, idioma que se habla en Malí.

Como conclusión, algunos idiomas africanos influyeron en el  íbero-tartésico y éste es el origen del euskera. Por lo que el euskera es el idioma más antiguo de la península ibérica y el único que no es lengua romance del latín.

Durante la dominación romana, las legiones conquistaron toda la Península, excepto el País Vasco, pues encontraron una gran resistencia y según escritos de la época, los romanos compararon las compensaciones materiales -en aquellos tiempos, minas, aceite, cereales y vino- , con las pérdidas humanas, desistiendo de su ocupación. Por ello, mantuvieron su lengua durante la invasión romana.

Algunos ejemplos del parecido y la coincidencia del íbero y el euskera:

ÍBERO EUSKERA CASTELLANO
EBA EBA segado, cortado
DAR DAR oriundo, procedente
NERE NERE mío, mi
BALCE BALTZ negro
ILDUN ILHUN tiniebla, noche
SEN ZEN difunto
ISBE IZPE rayo
IRIKE IRIKE apertura
BIDE BIDE camino, ocasión
ANDI ANDI grande, noble
NARE NARE sereno, tranquilo
GUNE GUNE lugar, sitio
BABI BABE protección, defensa

 

Todas las palabras están sacadas del libro de Jorge Alonso García.

Antonio Ruiz

Economista

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar